El invierno es una época dura para la piel de todo nuestro cuerpo, especialmente las manos, que suelen quedar al aire y sufrir las agresiones de la climatología, en especial del frío y del viento, que las deja secas y agrietadas, y más aun cuando luego entran en ambientes calientes y secos en interior, creando un choque término.

Por si fuera poco, en invierno, nuestro cuerpo produce menos lípidos, así que se hace más débil la capa protectora de nuestra piel y se ve más expuesta a las agresiones externas. Además, en los últimos tiempos, nos lavamos mucho más las manos para evitar contagios y el agua caliente y a variedad de los jabones también debilita nuestra piel y hace que esté más seco. Es por todos estos motivos que debemos cuidar mucho nuestras manos durante el invierno y hoy os vamos a dar unos cuantos consejos sobre cómo cuidarlas para que no se sequen y se agrieten y qué hacer si ya las tenemos secas y agrietadas. ¡Vamos!

Pon una crema protectora…

Como acabamos de leer, el principal problema de las manos en invierno es que sufren la agresión tanto de las temperaturas frías en el exterior, como de las calientes en el interior cuando nos acercamos al radiador, a la chimenea, cuando sostenemos una bebida caliente… Así, lo primero es mirar la variedad de cremas para manos en una perfumería online como Douglas y elegir una crema protectora para que el frío y el calor excesivos no las dañen. Así, por ejemplo, nos encontramos con la crema protectora de manos Alma-K, que nutre y protege las manos gracias a sus ingredientes como el aceite de rosa mosqueta, que es rico en omegas, manteca de semilla de cacao, que es humectante, y minerales del Mar Muerto, que actúan como restauradores. El resultado es una crema que se absorbe rápidamente y que deja las manos suaves.

También te puede interesar  5 errores muy comunes que cometemos al pintarnos las uñas

… y luego una crema hidratante

Cuando ya tenemos el primer paso cumplido, es decir, ponernos una crema de manos protectora, toca ponerse una crema hidratante intensa y reparadora. En esa gama, tenéis, por ejemplo, la Neutrogena Crema de Manos Elasticidad Intensa, ya que proporciona a nuestras manos hidratación y ayuda a recuperar la elasticidad de la piel. ¿Cómo lo hace? Pues gracias a su fórmula noruega con minerales activos que estimulan la producción del colágeno de la piel. El resultado es una piel más suave y flexible. Además, contiene FPS (Factor Protección Solar) 20 para prevenir las manchas del sol en las manos, que en invierno también se producen.

Ponte una máscara de manos…

Si queréis potenciar aún más el tratamiento o realmente tenéis las manos en muy mal estado, podéis probar con una máscara de manos, como por ejemplo, la CICA-repair de Neutrogena®. Esta crema está indicada para la piel muy seca e irritada. Además, ayuda a reparar la piel, la hidrata y la calma, potenciando la regeneración natural. Esta es una máscara que se aplica con unos guantes durante 10 minutos para incrementar sus efectos.

… Y prueba con los guantes para potenciar su efecto

El anterior producto viene con unos guantes de un solo uso, pero para lograr mejores resultados, están estos guantes específicos. Son los Cellular Performance Body – Treatment Gloves, unos guantes especiales de procesamiento cerámico que lo que hacen es reforzar el tratamiento de la mascarilla, en especial, de la Cellular Performance Intensive Hand Treatment de Sensai. Tras aplicar la crema, se dejan los guantes puestos durante toda la noche y por la mañana notas las manos mucho más hidratadas y suaves.

También te puede interesar  Manicura y pedicura, un capricho antes de irte de vacaciones

Esperamos que estos consejos y productos os sirvan para proteger las manos en invierno y para repararlas si ya han sufrido las agresiones del frío y del calor excesivos. Estamos seguras de que cuidándolas con mimos y con productos de calidad, volveréis a tener unas manos suaves y lisas, incluso en invierno.

Puntúa este artículo