En ocasiones no se puede visitar el salón de belleza, momento en el que la mejor solución es el esmalte de las uñas de forma particular y siguiendo una serie de consejos.

Cono nos comentan desde manicura 24, la manicura es un buen complemento en materia de belleza. Si se quiere disponer de unas uñas ideales, es posible visitar un centro de belleza o hacer la manicura en el hogar.

La última alternativa es la más barata y puede ser también un bonito plan para disfrutar de una tarde en el finde.

Vamos con los consejos más útiles:

Índice de contenidos

Buena limpieza de las uñas antes de comenzar

Lo primero que hay que hacer en una manicura, con independencia de que se vaya a realizar o no un esmaltado permanente, es hacer una limpieza buena de uñas de tal forma que se eliminen el resto de los esmaltes antiguos.

Siempre es preciso limar, cortar mejor

Cuando se quiere tocar algo el tamaño de las uñas, es posible el hecho de recurrir a cortaúñas, tijeras o incluso a una lima. Se recomienda el limado de las uñas y no utilizar el cortaúñas, puesto que a veces el resultado es que se deforman y puede que se dañe el comienzo del crecimiento.

Cuando se cuenta con una buena lima que sea de cartón y que sea flexible, es posible el rebaje del largo de la misma y darle forma. Si hablamos de las técnicas para el limado, es fundamental limar de la misma manera y dirección, todo ello con pasadas largas. Cuando se hace el limado de dicha forma se evita que las capas de las uñas se vayan a separar y romperse.

También te puede interesar  Cómo combinar diferentes colores de lentillas y uñas

Hidratación de las cutículas

Una de las partes más importantes de las uñas y que no siempre solemos reparar en ellas es la cutícula. Si se quiere lucir una manicura con cierto atractivo, hay que pensar que las propias cutículas es necesario que se encuentren hidratadas y con la debida salud. En caso de que nunca se haya hecho en el hogar, lo mejor es apoyarse en la ayuda de una crema o aceite.

Todo ello se debe hacer . Cuando se tenga experiencia es posible empujarla con la ayuda de un palito de naranjo. Es necesario cortar las cutículas, lo que hace años se realizaba, pero que actualmente no recomiendan los profesionales.

Aplicación de una prebase o primer para la protección de la uña

Antes de que se aplique el esmalte es bueno poner una base. Las bases cuentan con una serie de utilidades y claros beneficios. Habitualmente, lo que ocurre con la base es que protege la capa de la uña de los químicos que tienen algunos esmaltes, de tal forma que el esmalte no penetra y tiñe la uña

Capas finas de esmalte

Cuando la base se encuentra seca, es cuando debe ser aplicado este esmalte elegido. Habitualmente en casa, cuando no se tiene demasiada experiencia, lo mejor es optar por una manicura básica en un único color.

Si queremos que el color pueda quedar uniforme y que no se salga de la uña, lo más recomendable es aplicar el esmalte en capas final. Otro de los consejos de cara a lograr un esmaltado de uñas que sea perfecto en cada es que cuando se maquilla la uña se suele tender a pintar los contornos lo más próximos posible a las cutículas y de los bordes, siendo esta una decisión poco acertada. Se recomienda no maquillar los bordes de cara a que el esmaltado pueda quedar homogéneo y queda dure más tiempo.

También te puede interesar  5 productos para el cuidado de las uñas con los que notarás la diferencia

Tener paciencia es un factor vital para que vaya bien la manicura que se haga en el hogar. Antes de que se aplique la segunda capa, la primera deberá estar seca. Habitualmente, el tiempo que se espera es el invertido en el esmalte de la mano segunda que se le vaya a dar.

El top coat, lo que hace es alargar lo que dura la manicura

En cuanto el esmalte esté seco, es conveniente aplicar un top coat. Dicho producto lo que hace es proteger el esmalte de los golpes, ofreciendo un buen acabado que podrá ser brillo o también puede ser mate. El top coat vale para que se refresque la manicura y aportará brillo en cualquier momento.

Un interesante truco es que cuando se aplique el esmalte, así como el top coat es recomendable que se selle la punta de la uña con el pincel en perpendicular a la uña. Piensa que la punta es el área donde se produce un impacto mayor y donde hay mayores golpes. Cuando se aplica una fina capa de esmalte, se sella y es posible una mejor resistencia a los impactos.

Conclusiones

Una vez hemos dado este repaso, ahora ya sabes todo lo que es necesario para contar con la mejor manicura, ¿no? Ahora te toca a ti ponerlo en práctica.

Puntúa este artículo