En nuestras ciudades vemos como hoy en día proliferan los negocios dedicados al diseño de uñas, lugares en los que te pueden realizar desde una manicura y una pedicura convencional, pasando por pintarte las uñas con esmalte semipermanente, hasta esculpir uñas acrílicas y uñas de gel con la más sofisticado y cuidada de las decoraciones.

Si te llaman la atención hasta tal punto en el que a ti también te gustaría abrir uno, ya que es un negocio con una inversión relativamente baja y que te puede dar beneficios en poco tiempo, sigue leyendo este post, que te interesa.

La formación de los trabajadores

Lo primero es que tú mismo o tú misma seas especialista en manicura, pedicura y diseño de uñas. En este punto, puedes realizar distintos cursos online de pintar uñas, en los que aprenderás a realizar una manicura y una pedicura, a decorar las uñas y a colocar uñas de porcelana, gel, acrílicas, acrygel y fibra de vidrio. En el caso de que tengas un salón de belleza o una peluquería y quieras añadir este servicio, es buena idea formar a uno de tus trabajadores o trabajadoras en este campo de la estética en especial, quizás alguien que ya tenga estudios de estética o que se le den bien los trabajos minuciosos y artísticos.

El alquiler del local

Por supuesto, necesitarás un local, si es a pie de calle, en una calle transitada, mucho mejor. Lo bueno de estos locales es que no tienen por qué ser grandes, ya que con apenas un pequeño mostrador y una o dos mesas en donde realizar los servicios de manicura y diseño de uñas es más que suficiente. El precio va a variar mucho dependiendo de la ciudad y de dónde esté situado, pero puede rondar entre 400 € y 800€.

También te puede interesar  5 pasos para tener unas cutículas perfectas (Vídeo)

El plan de negocio

Ni se te ocurra abrir un negocio sin haber hecho antes un plan de negocios. Esto quiere decir que tienes que hacer un análisis DAFO, estudiar muy bien a la competencia que hay alrededor (sus servicios, sus precios…) y ofrecer algo mejor. Calcula muy bien la inversión inicial y los gastos fijos y variables mensuales, así como que te tienes que fijar unos objetivos mensuales de ganancias para poder cubrir los gastos y que te quede beneficio para tu sueldo. En este punto, si es necesario, podrías pensar en pedir un microcrédito, normalmente hay ayudas estatales o locales para emprender pequeños negocios.

La licencia de actividad

La burocracia a la hora de abrir un negocio es un poco una pesadilla, pero ten en cuenta que tendrás que disponer de varios documentos, licencias y permisos, y éstos van a cambiar según el ayuntamiento de la ciudad o de la localidad. Si estás muy perdido/a, te recomendamos que acudas al ayuntamiento a preguntar y, si lo contemplas en el presupuesto inicial, recurrir a los servicios una asesoría para que te ayuden en este proceso. Lo que sí que es seguro es que tendrás que tener una licencia de apertura.

El plan de marketing

Por supuesto, tendrás que poner en marcha un plan de publicidad, tanto físico (carteles, folletos…) como online (página web, redes sociales, anuncios en periódicos locales o anuncios en Google Adwords…). También tienes que tener un plan de marketing con acciones, descuentos, promociones, planes de fidelización del cliente y todo lo que se te ocurra.

Abrir un negocio, por pequeño y modesto que sea, no es nada fácil y es duro mantenerlo a flote, pero la satisfacción que te genera ser capaz de ganarte tu propio sueleo y tener una clientela fija y querida, hace que merezca la pena el esfuerzo.

También te puede interesar  ¿Qué necesitas para montar un estudio de Nail Art?

Puntúa este artículo